SEO

Optimización del contenido vs la calidad del contenido

No es irrazonable ver la optimización y la calidad del contenido como dos caras de la misma moneda. Una puede chocar con la otra, en el sentido de que un escritor individual o un sitio en general puede priorizar cualquiera de las dos a costa de la otra. Sin embargo, los dos también se superponen en cierta medida, y es vital subrayar esto; podría decirse que lo mejor es considerar a los dos como necesidades iguales. El contenido de alta calidad no funcionará bien si está mal optimizado, y tampoco lo hará el contenido bien optimizado que sea de baja calidad. En todo caso, el contenido de alta calidad se presta mejor a una adecuada optimización de los motores de búsqueda (SEO), que es lo que este blog defenderá.

Calidad del contenido

No importa lo bien que se comercialice el contenido de uno y lo bien que se optimice, su calidad será el factor principal que dicte su rendimiento. El contenido es la forma en que cualquier empresa se comunica con las audiencias, y las audiencias reaccionan mejor a un contenido de alta calidad. De hecho, los cursos de formación en SEO rara vez dejan de dar cuenta de la calidad del contenido. Una plétora de factores dictan la calidad, pero en su mayoría se pueden consolidar en los siguientes;

  • Longitud y profundidad
  • Presentación
  • Precisión y sustancia

Todos estos factores se correlacionan directamente con la calidad general del contenido, y a menudo se superponen directamente con el SEO. Por lo tanto, es vital señalar que los esfuerzos de SEO que dan resultados a menudo se refieren tanto a la optimización como a la calidad, y no sólo a la primera.

La longitud y la profundidad afectan a la calidad del contenido

A menudo se ha informado de que los textos más largos funcionan mejor en términos de SEO que los textos más cortos, y de hecho hay muchos indicios que lo avalan. Los textos más largos tienen más vínculos de retroceso, lo que aumenta el SEO y por lo tanto las conversiones y los ingresos. Los textos más largos también se comparten más; no es que Google prefiera el contenido rico y largo por defecto, sino que a su público le gusta y se compromete más con él.

Una persona que usa un Macbook Air, cuya pantalla muestra la página del motor de búsqueda de Google. Sin embargo, la calidad real del contenido que se encuentra en un contenido holísticamente bien elaborado es lo que impulsa el compromiso. Un texto que simplemente intenta alcanzar el número óptimo de 1500-2000 palabras a través de la fluidez no será tan atractivo o efectivo.

Un texto que se prolongue sin ofrecer información procesable real no se considerará valioso y, por lo tanto, no funcionará tan bien en términos de compromiso o conversiones. Un texto de alta calidad tendrá que ser informativo y al grano, justificando su extensión con información real y detallada que el público encuentre útil.

La presentación afecta a la calidad del contenido

Del mismo modo, un texto con un formato deficiente y una presentación poco profesional no incitará al compromiso. Puede ser tentador descuidar la presentación en favor del tiempo de producción, optando por la cantidad en lugar de la calidad, pero la calidad individual del texto afectará la eficacia de una campaña, e incluso la lealtad a la marca.

La presentación afecta directamente a los índices de retención de la audiencia, lo que a su vez puede afectar a los índices de conversión. Especialmente si el objetivo es un contenido más largo, como se ha mencionado anteriormente, es vital mantener un contenido altamente legible. Múltiples técnicas y características pueden hacer que un texto sea más atractivo y, por tanto, más eficaz, como por ejemplo;

  • Múltiples subtítulos
  • Listas
  • Imágenes y gráficos
  • Párrafos cortos

Los lectores a menudo querrán escanear un texto en busca de información específica, y una presentación adecuada puede permitir esto mucho mejor que largos trozos de texto sin formato.

La precisión y la sustancia afectan a la calidad del contenido

Por último, la precisión es un elemento absolutamente vital de cualquier texto de alta calidad. Intentar arrastrar inorgánicamente un texto o enterrar la información pertinente en la jerga hipotécnica socavará gravemente la exactitud del texto. Un texto de alta calidad debe ser lo más exacto posible en la información que pretende transmitir, y debe favorecer la sustancia sobre la longitud.

Como ya se ha mencionado, la sustancia es un factor clave que determina la calidad. El público no aprecia el contenido acolchado que se pasea por el punto, y no se comprometerá con el contenido que se pasea por las generalidades.

Las audiencias buscan información interesante, valiosa y procesable, y prefieren el contenido que la entrega de forma precisa y concisa.

Optimización del contenido

El contenido de alta calidad no funcionará tan bien como se desea si está mal optimizado. Mientras que la calidad dictará la reacción del público ante el contenido, la optimización adecuada garantizará que el contenido llegue a dicho público. Muchos factores de SEO, como la elección de las palabras clave y la densidad, no compiten directamente, o se superponen, con cuestiones de calidad, pero muchos otros sí lo hacen, y deben ser tratados como tales.

A saber;

  • Calidad y autoridad
  • Profundidad y sustancia
  • La frescura y la consistencia de la salida

Si bien algunos de esos factores se superpondrán con las preocupaciones relativas a la calidad, otros presentarán un desafío; se debe encontrar un equilibrio ideal entre ambos para asegurar que no se obstaculice ni la calidad ni la optimización.

La calidad y la autoridad afectan a la optimización del contenido

Los motores de búsqueda valoran el contenido autorizado y lo clasifican más alto en los resultados de la búsqueda. Lo que considera que el contenido es autoritario es, en esencia, su exactitud fáctica y la credibilidad del sitio, seguido por el compromiso que impulsa la calidad del contenido.

La propia Google ha proporcionado asesoramiento en este frente, afirmando que, entre otros factores, el contenido debe abarcar temas de manera «sustancial, completa o exhaustiva», proporcionar «análisis perspicaces o información interesante más allá de lo obvio» y añadir «valor adicional sustancial y originalidad» al material de origen potencial. Esos son, en efecto, factores que Google valora mucho en términos de clasificación en las búsquedas, al igual que los públicos, estableciendo a los editores de ese contenido como autoridades en sus campos a lo largo del tiempo. El contenido de alta calidad cumplirá estos criterios de manera orgánica, sin presentar un dilema entre la calidad y la optimización.

La profundidad y las sustancias afectan a la optimización del contenido

Como ya se ha dicho, el público prefiere el contenido sustantivo. La red social, de hecho, prefiere el contenido más largo que el corto y lo comparte más. Por lo tanto, la profundidad y la sustancia óptimas no son simplemente preocupaciones basadas en la calidad, sino también factores vitales de optimización.

Una computadora Apple blanca junto a las plantas y libros en un escritorio blanco, mostrando un gráfico azul
Los motores de búsqueda tienen en cuenta las señales sociales cuando clasifican los sitios, como las acciones en los medios sociales. La calidad del contenido impulsará el compromiso, el compromiso impulsará las acciones y las acciones mejorarán las clasificaciones de los sitios y la visibilidad de los motores de búsqueda.

Este ciclo depende del aspecto más básico de la calidad de un texto, que es la sustancia, por lo que la optimización y la calidad se superponen.

La frescura y la consistencia de la producción afectan a la optimización del contenido

Finalmente, los motores de búsqueda valoran la frescura y la consistencia de los resultados. Es este factor el que a menudo trae a colación el deseo de reducir la calidad del contenido, favoreciendo la rápida producción de grandes cantidades de contenido – pero, como se ha señalado anteriormente, los compromisos de calidad reducen el compromiso.

En términos de optimización, es vital que los motores de búsqueda tengan indicaciones de que el contenido de un sitio es fresco y está bien mantenido. De hecho, uno de los factores de clasificación de contenido de Google es la Frescura Merecida de la Consulta (QDF), que rastrea la cobertura de las tendencias emergentes.

Sin embargo, no bastará con un gran volumen de contenido nuevo y de baja calidad; la utilidad para el público seguirá estando determinada por el compromiso y la sustancia, lo que afectará a las clasificaciones. Por lo tanto, es óptimo, una vez más, combinar la calidad con la optimización, en lugar de descuidar una para la otra.

About the author

Boligrafo Inteligente

Leave a Comment